15 Cosas Que Debes Recordar Si Estás Casado y Coqueteando

Si estás casado y coqueteando con otras personas, es fácil quedar atrapado en el momento. Pero esto es lo que debes recordar durante esos momentos. No todos podemos ser perfectos el 100% del tiempo, y nuestra naturaleza humana toma el control con bastante frecuencia.

De hecho, puedes encontrarte casado y coqueteando… a pesar de que tienes un esposo o esposa sentado en casa esperándote. Es un acontecimiento natural estar casado y flirtear, pero hay ciertas cosas que debes recordar durante este tiempo.

Es realmente fácil encontrarse con una linda persona en la tienda o cuando haces recados y entablas una conversación inocente. Y es aún más fácil perder el control sobre tu lenguaje corporal. Entonces, de repente, estás coqueteando con un completo extraño, ¡o incluso con alguien que conoces!

1. Por qué no podemos dejar de coquetear.

En realidad, hay una razón por la que nos encontramos coqueteando con alguien, incluso si es accidental. La verdad es que los humanos simplemente no pueden dejar de flirtear. Nuestros cuerpos fueron diseñados para coquetear con el fin de encontrar parejas potenciales con el fin de seguir creciendo la población.

Ahora, esto no significa que no podamos reconocer y luego dejar de flirtear. Honestamente, podemos corregir nuestro comportamiento una vez que nos damos cuenta de que lo estamos haciendo, pero a la mayoría de nosotros nos gusta flirtear porque es divertido y nos da un impulso de autoestima.

2. Cosas que debes recordar cuando estás casado y coqueteando.

Coquetear puede ser completamente inocente y no causar daño a un matrimonio si no se lo lleva demasiado lejos. Pero a veces la gente se deja llevar, y puede hacer que lastime a tu cónyuge de maneras imperdonables, como estoy seguro de que todos nosotros podemos imaginar.

Si eres una persona casada y coqueteando, hay ciertas cosas que siempre debes tener en cuenta. Para permanecer fiel y honesto con tu cónyuge, esto es lo que siempre debes recordar, sin importar con quién estés coqueteando.

1. Es completamente natural. Como mencioné anteriormente, conquetear con una persona al azar, o incluso con alguien que conoces, es completamente natural. Todos lo hacemos, y es parte de ser humano. Esto es importante recordar si eres alguien que realmente se castiga a sí mismo por coquetear inocentemente con alguien que no sea tu cónyuge.

2. Nunca se debe llevar demasiado lejos. Hay una delgada línea entre el coqueteo inocente y el flirteo dañino. Está bien coquetear de vez en cuando con alguien cuando es completamente inocente, pero nunca debes llevarlo a un punto que te avergüence si tu cónyuge lo descubriera.

3. No se pueden tomar acciones durante o después del coqueteo. El coqueteo siempre debe permanecer en tus palabras y en tu lenguaje corporal si estás casado y flirteando. Nunca debes realizar ninguna acción que sugiera que el coqueteo se está tomando más en serio o a otro nivel. Solo, nunca lo hagas.

4. Si no te sientes cómodo con tu cónyuge haciéndolo, entonces deténte. No mucha gente lo piensa de esta manera. Pónte en los zapatos de tu cónyuge por un momento cuando estés coqueteando. ¿Te molestaria si vieras cuando tu pareja coquetea? Si es así, entonces detén lo que estás haciendo porque estás perjudicando tu matrimonio.

5. Te casaste por una razón. Nunca olvides por qué te casaste con la persona que amas. Estás con èl o ella porque lo amas, y amas coquetear con tu pareja también. Recuerda siempre que hay una persona real debajo de todos tus flirteos y esa persona ni siquiera está cerca de quién es tu cónyuge.

6. Nunca lo escondas de tu cónyuge. Si sientes la necesidad de ocultar algo a tu cónyuge, entonces las cosas han ido demasiado lejos. Casado y coqueteando con alguien que no sea tu cónyuge nunca debería dejarte avergonzado, ni debería molestar a tu pareja de por vida. Solo recuerda que no está bien esconderle cosas.

7. Puede ayudar a aumentar tu autoestima. A decir verdad, coquetear es una gran forma de aumentar tu autoestima. Cuando te casas con la misma persona por mucho tiempo, puede ser fácil olvidarte cuán buena persona eres porque no siempre te dicen eso.

Entonces recurres al coqueteo como un medio para aumentar tu autoestima. ¡Y funciona! Pero si no tienes cuidado, puede ser adictivo y puede terminar lastimando a tu cónyuge.

8. Pero elevar tu autoestima nunca debe ser tu único propósito para coquetear. Si solo estás flirteando con extraños al azar solo para aumentar tu autoestima, entonces hay problemas más profundos en ti.

Siempre debes encontrar otras formas de sentirte bien contigo mismo. Recuerda que estar casado y flirtear con alguien que no sea tu cónyuge no es una solución permanente.

9. No deberías iniciar el coqueteo. Otra cosa que siempre debes recordar es que no deberías andar buscando personas con las que flirtear o coquetear. Tu tienes un cónyuge, y èl o ella es importante para ti. No deberías iniciar una conversación con alguien de manera tan coqueta.

Ahora, está bien si alguien lo inicia y respondes coqueteando, pero no puedes ser el que siempre inicia esos coqueteos o le darás a esa persona una idea equivocada.

10. Puedes controlarlo. Algunas personas usan la excusa de que no pueden controlar el coqueteo con otra persona. Sus cuerpos simplemente lo hacen y no pueden detenerlo. Si bien es cierto que puedes hacerlo sin darte cuenta, en realidad PUEDES controlarlo y detenerte.

11. Deberías evitar a las personas que no dejarán de coquetear contigo. No todos respetan un matrimonio como deberían, y puedes encontrarte con esas personas en tus coqueteos. Debes recordar evitar a las personas que coquetean crónicamente contigo.

Estas personas por lo general no respetan tu matrimonio y están buscando un cambio en ti, algo que nunca debería suceder cuando estás casado. Debes mantenerte alejado de estos flirteadores tóxicos.

12. Coquetear no arruinará tu matrimonio. Esto es algo que muchas personas temen cuando se dan cuenta de que estaban coqueteando con alguien más. A veces no significa que haya algo malo en tu matrimonio, sino que accidentalmente te conectaste con otra persona de una manera coqueta. El coqueteo inocente no dañará tu matrimonio en absoluto.

13. Tu necesidad de coquetear podría significar que hay un problema subyacente. Sin embargo, si estás coqueteando MUCHO y sientes que necesitas coquetear solo para ser feliz en tu matrimonio, entonces esta es una señal definitiva de que podrías tener problemas en tu matrimonio.

Siempre debes tener cuidado cuando te das cuenta de que estás usando el coqueteo como un medio para ser feliz, porque casi siempre significa que algo está mal en tu matrimonio y es posible que tengas que reevaluarlo.

14. ¡Si quieres coquetear, coquetea con tu pareja! ¡Otra cosa que necesitas recordar cuando estás casado ​​y coqueteando es que a tu cónyuge le encanta coquetear contigo también! Es por eso que ustedes dos se conectaron y se enamoraron.

15. Recuerda cómo se sentiría tu cónyuge sobre tu coqueteo. Lo más importante que debes recordar sobre estár casado y coqueteando es cómo se sentiría tu cónyuge sobre lo que estás haciendo. Siempre piensa en ellos, en sus sentimientos y en cómo los está afectando.

Si estás casado y coqueteando, es completamente natural, y muchas parejas lo hacen. Solo recuerda estas cosas, y puede ayudarte a evitar cometer un gran error en el futuro si el coqueteo se sale de control.

espexback-hop_-clickbank-net_

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *