Cómo Abrir Tu Corazón Después Del Dolor En Una Relación

A menudo, después de una profunda traición a la confianza, un mecanismo dentro de nosotros se dispara y nos hace creer que la razón por la que fuimos traicionados, lastimados o abandonados es porque nos atrevimos a amar. Culpamos a nuestro corazón y prometemos que nunca dejaremos que otra persona nos lastime de nuevo.

Continuamente intentamos relaciones desde detrás de una barricada (corazón cerrado) solo mirando de vez en cuando para ver si la costa está despejada. Formamos la mentalidad: cuando esté seguro de que soy aceptado, me abriré.

Paradójicamente, el mecanismo de defensa que adoptamos está terriblemente equivocado y solo sirve para exacerbar el problema y continuar el ciclo. Cuando cerramos y cerramos paredes, casi siempre terminamos lastimados. Lo que estamos tratando de evitar, atraemos.

Un corazón amurallado no puede dar ni recibir amor, por lo tanto, saboteas la construcción de una base firme. Lo que creemos que es “protegernos” es en realidad una muerte lenta en nuestra relación.

4 razones por las cuales la invulnerabilidad es un asesino de relaciones.

1. Cuando dejamos de expresar nuestra naturaleza divina y autenticidad (vulnerabilidad), estamos vendiendo un yo falso a nuestra pareja. Nunca confiaremos en su amor porque en el fondo sabemos que se ha enamorado de un impostor. La falta de confianza genera desconexión y la desconexión mata las relaciones.

2. Si no estamos abiertos a expresar nuestros pensamientos, afectos y sentimientos, tampoco le estamos dando a nuestra pareja la conexión y seguridad que él o ella anhela. Cuando le damos toda la carga de seguridad a nuestra pareja, eventualmente se agotará y perderá interés en la relación.

3. No confiamos/amamos/respetamos quienes somos, lo proyectamos hacia afuera y desconfiamos constantemente de los sentimientos y motivos de nuestra pareja. Asignamos historias a su comportamiento y creamos un drama innecesario. El drama repetido e innecesario es un gran apagón.

4. Actuamos de maneras para llamar la atención porque el mero hecho de que estén con nosotros no es suficiente. Debemos tenerlo probado una y otra vez. Estar con nosotros se convierte en un trabajo agotador.

El dar y tomar de las relaciones de pareja.

Es increíblemente oneroso para una persona en la relación ser responsable de la conexión. Los humanos entran en relaciones por todas las mismas razones. Todos anhelamos la intimidad, la conexión, la pertenencia, la seguridad y el amor.

Si uno de los lados no está abriendo sus corazones y compartiendo sus pensamientos, sus sentimientos y su ser auténtico de manera vulnerable, el otro lado no logrará satisfacer sus necesidades.

Cuando nuestro amado se abra a nosotros, anhelará nuestra apertura a cambio. Su apertura es su donación a nosotros. Naturalmente, le quitaremos a él o ella. Cuando nos amurallamos y dejamos de compartir nuestro ser auténtico, no le estamos devolviendo a nuestra pareja. Por lo tanto, siempre estamos en la posición de tomar y él o ella está para siempre en la posición de dar. ¿Tiene sentido?

No podemos esperar tomar de nuestra pareja, pero nunca dar.

He experimentado este tipo de relación, fue doloroso y agotador. Mi pareja disfrutó y se deleitó en mi apertura, pero su corazón estaba cerrado. Un corazón tan petrificado de ser lastimado de nuevo que le retuvo sus sentimientos, afecto y palabras amorosas.

Confió en mí para salvarlo, pero no hizo nada para aumentar mi seguridad en la relación. Comencé a cuestionar toda la relación y pronto me sentí solo e inseguro. Necesitaba su corazón abierto para conocer mi corazón abierto.

Las relaciones desgarradas pueden crear uno de tres resultados:

Resultado 1: comienza a perder interés en ti porque no sientes amor por sus palabras y acciones. Él o ella interpretará tu comportamiento como si no te importara.

Resultado 2: no se sentirá seguro o segura en la relación porque no recibirá lo que está dando. La inseguridad en cualquiera de los lados siempre crea drama.

Resultado 3: la relación perderá impulso porque solo un lado está contribuyendo a la profundidad y la conexión. Además, todos dan y no tomar es agotador.

Es muy difícil estar en una relación desequilibrada. Las relaciones necesitan reciprocidad para prosperar. Necesitamos entender cómo nuestra vulnerabilidad y nuestro corazón abierto vuelven a llenar el caché de amor de nuestra pareja y cuando su memoria caché de amor está llena, ¡tiene aún más para devolverte!

Dando el salto al amor.

Cada vez que decimos no a la vulnerabilidad le estamos diciendo al universo que realmente no queremos una conexión profunda o la seguridad de una pareja devota. Irónicamente, lo que tememos hacer es lo que nos ayudará a alcanzar nuestra meta de una relación amorosa y recíproca.

Al igual que con todos los avances en nuestro camino, llega un momento en el que debemos reunir el valor para dar un salto. ¿Qué puedes perder? El amor no es algo aterrador, el amor es algo hermoso. Y nada se siente mejor que ver, oír, sentir y conocer el alma de tu pareja.

La clave para abrir tu corazón es saber que el riesgo de permanecer cerrado te causará mucho más dolor en el largo plazo que dar un valiente paso hacia la relación que siempre has deseado.

4 pasos para abrir tu corazón.

1. Reconoce el miedo – Siempre es el primer paso. Puede parecerse a esto:

Tengo miedo de lastimarme de nuevo.
Tengo miedo de ser yo mismo.
Temo que no seré aceptado por lo que soy.
Me temo que hay algo mal conmigo.

2. Cree en tu valía: nuestro nivel de autoestima es el núcleo de la capacidad de expresar nuestra auténtica naturaleza. Cultiva tu autoestima y observa cómo cambia tu mundo ante tus ojos.

3. No confundas a tu nueva pareja con quien te causó dolor en el pasado: cuando hacemos que nuestra nueva pareja pague por los pecados del anterior, nuestra relación no tiene ninguna posibilidad. Cree en lo que estás viendo y dale la oportunidad de amarte.

4. Comprométete a “practicar” la vulnerabilidad. Date permiso para expresar todo lo que te hace a ti. Suelta la necesidad de aprobación y, por supuesto, concédete gracia a lo largo de tu viaje. Como con todos los grandes logros, ¡comprometerse con la meta es la clave! Un paso adelante es mejor que ningún paso adelante.

Volverse vulnerable de nuevo después del dolor emocional es un trabajo interno. Nadie o nada puede hacer esto por nosotros. ¡Ha llegado el momento de entrar valientemente en tu valor y abrir tu corazón a la relación/amor que te mereces!

espexback-hop_-clickbank-net_

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *