9 Pensamientos Que Destruyen Las Relaciones Amorosas!!

La mayoría de la gente piensa que la mala comunicación es la razón del porque las relaciones amorosas terminan.

Pero en realidad es la forma en que aprendemos a pensar sobre nuestras parejas y nuestros problemas que mata a la confianza, erosiona la intimidad y perjudica la comunicación.

Ser consciente del impacto de la relación-paralizante de los pensamientos tóxicos y cómo destruyen las relaciones es crucial para que cualquier relación pueda sobrevivir y prosperar!

Los terapeutas de parejas te animan a construir fuertes habilidades de relación. Por lo general esto se hace practicando la escucha reflexiva “reflejando” lo que cada pareja está diciendo.

Mientras que la construcción de estos tipos de habilidades de escucha es crucial para las relaciones amorosas saludables, también se debe prestar atención a los pensamientos tóxicos que en silencio acechan en las mentes de cada pareja.

Si los compañeros de una relación sólo aprenden cómo se escuchan unos a otros, sin reconocer sus propios pensamientos tóxicos internos, entonces trágicamente, la raíz del problema es ignorada.

A continuación veamos los nueve patrones de pensamiento tóxico que existen en prácticamente todas las relaciones de pareja.

No dejes que estos pensamientos distorsionados, negativos y exagerados puedan envenenar tu amor y acabar con tu unión.

9 Pensamientos Que Destruyen Las Relaciones!!

La trampa de todo o nada: Tu ves a tu pareja como siempre haciendo lo malo, o nunca haciendo lo correcto. (“¡Siempre tienes que estar en lo cierto!”)

Conclusiones catastróficas: Un compañero exagera las acciones negativas y los eventos relacionados con el otro compañero. (“Ella rebotó ese cheque y ahora definitivamente estamos dirigiéndonos a la casa pobres!”)

La bomba del “Debe”: Uno de ustedes asume que el otro cumplirá una o más de sus necesidades, sólo porque él o ella deben saber esa necesidad. (“Deberías saber cuánto odio mi trabajo, aunque les digo a todos lo que es una gran oportunidad”).

Etiquetar: Etiquetar a tu pareja de manera injusta y negativa y perder de vista sus cualidades positivas. (“¡Eres tan flojo!”)

El Juego de la Culpa: Tu injustamente, e irracionalmente, culpas a tu pareja por problemas en la relación amorosa, o problemas más grandes. (“Mi vida sólo es así por tu culpa!”)

Corto circuitos emocionales: Los cortocircuitos emocionales ocurren cuando una pareja se convence de que las emociones de su pareja no pueden ser “manejadas”. (“¡Nadie puede razonar con ella!”)

Imaginación hiperactiva: En este caso, llegas a conclusiones negativas sobre tu pareja que no están basadas en la realidad. (“Ella está tan preocupada últimamente, debe estar teniendo un romance.”)

Juego de astucia: Tu intentas ser más astuto que tu pareja por asumir erróneamente que él o ella tiene ciertos motivos. (“Sólo está siendo amable conmigo porque quiere jugar al golf este fin de semana”).

Condenar a la esilusión: Esto ocurre cuando él o ella se centra en las expectativas idealizadas de su pareja que están arraigadas en el pasado.

(“Todo lo que hace ahora es preocuparse por su trabajo, es como todos los otros tipos que nunca se preocuparon un poco de mis necesidades.”)

Aunque ciertamente puede haber granos de verdad que generan algunos de estos tipos de pensamientos tóxicos, es hasta qué punto distorsionamos, exageramos y nos centramos demasiado en ellos que pueden succionar la alegría de las relaciones amorosas.

Pero ser capaz de buscar, y luego detenerte en, las cualidades positivas y comportamientos de tu pareja es la clave para superar estos pensamientos tóxicos sobre él o ella.

Las parejas felices y satisfechas que no se atascan en los pensamientos tóxicos tienen una manera mejor, más realista y saludable de pensar el uno en el otro.

Es esta forma de pensar que permite a tales parejas mejorar la comunicación, resolver problemas y mejorar el romance.

Este fundamento verdadero para una relación feliz, este secreto esquivo a su éxito, se puede encontrar solamente, o construirse, en un lugar – tu propia mente.

Sin embargo, ten en cuenta que no inicias una relación para ser tratado mal, ignorado o abandonado.

Ser abusado o denigrado, sometido a un gasto imprudente, privado de una vida sexual, o forzado a soportar un comportamiento problemático e inmaduro no es lo que te estoy pidiendo.

Si esto ocurre en tu relación amorosa, tu pareja necesita hacer cambios importantes. Se puede necesitar asesoramiento individual y en pareja.

Y si tu pareja no va a cooperar con el asesoramiento, es necesario enfrentar el hecho de que él o ella probablemente nunca cambiará, y luego decidir tratar de vivir con él o ella lo mejor que puedas, o pasar a una nueva y satisfactoria relación.

Yo doy todo por tratar de salvar las relaciones amorosas, pero a la vista de repetidas lesiones e insensibilidad, puede ser mejor seguir adelante.

espexback-hop_-clickbank-net_

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *