Por Qué El Silencio De Tu Ex Puede Ser Bueno Para Ti?

El Silencio De Tu Ex

Tu ex no te responderá y tu piensas de que esto significa que él o ella te odia y se acabó el amor totalmente. ¿Te preocupa? Bueno, el silencio de tu ex puede ser bueno para ti y aquí esta el por qué…

Tu ex se está tomando el tiempo para pensar.

Y pensar en ti y en cómo te sientes o no es mejor que estar encima de ti y seguir adelante. Por supuesto, es fácil asumir que él o ella ha seguido adelante y es por eso que no te está hablando, pero no, no siempre es cierto.

Es posible que tu ex haya sido muy afectado por la ruptura y se está tomando tiempo para sanar sus heridas, y tal vez incluso evitarte porque no quiere lidiar con más dolor.

Él o ella puede estar probándote.

Él o ella puede estar probándote para ver cómo respondes, para ver si te importa. Tal vez si tu has estado usando la regla de no contacto, pues tu ex lo siente y es por lo que quiere empujarte.

En este momento tu tienes tranquilidad y es por eso que él o ella no entiende cómo o por qué esto es posible. Así que tu ex quiere empujarte a tus límites, entonces tienes miedo que perdiste su amor y comienzas a perseguirlo.

NO muerdas el anzuelo, no empieces a agrietarte bajo presión, solo mantén la calma y pasa más tiempo trabajando en ti mismo. Has llegado demasiado lejos para echar a perder todo el trabajo.

Puede estar sufriendo.

Esto no es agradable pensar porque tu no quieres que le haga daño, pero es probable que asi sea. Y si es así, las personas tienden a lidiar con el dolor en privado.

Puede que se haya encerrado para sanarse, o para beber pensando en la relación pasada, o simplemente – para encontrarse en su soledad.

Y esto es una buena señal porque mientras él o ella está sufriendo significa que todavía tiene sentimientos por ti. Así que deja que sienta esos sentimientos.

Entonces, ¿qué haces si has contactado a tu ex y no has escuchado respuesta? Dale tiempo. Deje que piense, reflexione y vea si regresa a ti o no.

Si no lo hace, entonces tal vez puedes darle una última oportunidad. Pero debes seguir trabajando en tu propia vida para que no te centres demasiado en la espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *